Kale. 8 superalimentos que deberías incluir en tu dieta.
El 27 agosto, 2018

«Aunque no son milagrosos estos llamados ‘superalimentos’ nos pueden aportar vitaminas y beneficios saludables para empezar el nuevo curso con energía»

Los conocidos como superalimentos son alimentos cuyo potencial nutritivo o valor nutricional los hace muy interesantes desde el punto de vista de la salud por su alta concentración de antioxidantesgrasas saludables o vitaminas.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) asegura que muchas veces las propiedades nutritivas de los alimentos suelen ser fruto de estrategias de marketing o meras “leyendas urbanas”. Si bien reconoce que hay alimentos o superalimentos que pueden ayudarnos a mantenernos sanos si los incluimos dentro de una dieta variada y equilibrad.

La dietista-nutricionista Júlia Farré, explica a La Vanguardia que la alta concentración de antioxidantes, grasas saludables, vitaminas y minerales es lo que hace atractivos a los llamados superalimentos, y reconoce que hay alimentos muy interesantes nutricionalmente hablando. A pesar de ello, esta experta advierte que ningún alimento, por sí solo, previene de ninguna enfermedad. Para Farré, la clave para estar saludable reside en mantener una dieta equilibrada y variada, en la que las verduras y las legumbres tengan una fuerte presencia, pero recuerda que también es importante hacer ejercicio o descansar adecuadamente.

En un artículo reciente la OCU destaca 8 superalimentos a tener en cuenta para incorporar en nuestra dieta. Estos alimentos aportan unas propiedades nutricionales que nos podrían ayudar a encarar la vuelta al trabajo o a los estudios con más energía y fuerza.

 


Alimentos


MACA

La maca es una raíz andina muy energizante. Es un superalimento que se caracteriza por ser rica en aminoácidos, minerales y vitaminas. Se dice que la maca tiene efectos antidepresivos, estimuladores del sistema inmunológico, afrodisíacos y beneficiosos para la fertilidad y la menopausia, entre otros

Podemos comprar maca en forma de polvo deshidratado y en cápsulas de extracto. El polvo deshidratado de maca se puede cocer con agua o con leche para elaborar bebidas, tambien se puede mezclar con zumos de frutas y verduras, salsas, o batidos. La cantidad aconsejada es de 5 a 15 gramos por ración (5 gramos en niños).


KALE

El kale es una hortaliza de la familia de las coles, muy rica en nutrientes y con importantes beneficios para la salud, lo que la ha llevado a ser considerada un superalimento.

Tiene un alto contenido en agua, fibra, minerales como hierro y calcio, y vitaminas. Según explica la OCU, este superalimento presenta glucosinatos (compuestos azufrados cuyo efecto preventivo del cáncer de próstata se está investigando), sulfofaranos (parecen tener efectos antiinflamatorios) y boro (recomendable para prevenir la pérdida de estrógenos durante la menopausia).

La podemos comer de diferentes formas: la más nutritiva y la que está más de moda es en forma de zumo, también se puede incluir como hoja verde en las ensaladas o cocinada junto a otras verduras de hoja. Con el libro ‘Kale: El superalimento que puede ayudarte a mejorar tu alimentación y salud’ podremos sacar muchas ideas de este alimento extraordinario.


BIMI

El bimi es una hortaliza a la que se le atribuyen los mismos beneficios de las coles, pero con más intensidad. Según un estudio de la Universidad Politécnica de Cartagena, tiene un 60 % más de compuestos bioactivos que el brócoli y, además, nuestro organismo los absorbe mejor.

Otro beneficio de este superalimento es su alto contenido en vitamina C, aunque este sea inferior al de otros alimentos como la naranja.

Ahora bien, estas propiedades pueden perderse según la forma en la se prepare, por lo que es mejor consumir el bimi crudo o cocinarlo al vapor en vez de hervido. Con el libro ‘Maneras de cocinar verduras y hortalizas’ podemos aprender a tratar las hortalizas con respeto y aprovecharlas al máximo.


CACAO

El cacao es una gran fuente de fibra, vitaminas B2, B3 y minerales. Según la OCU a los polifenoles del cacao se les atribuye el aumento de bacterias positivas para la flora intestinal, así como la disminución de aquellas que favorecen el desarrollo de obesidad y enfermedades cardiovasculares. A pesar de que hay estudios que han probado estos efectos positivos sobre la salud cardiovascular, no están reconocidos por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria.

También suele decirse que este superalimento mejora el estado de ánimo y tiene efecto antioxidante.


ALOE VERA

El gel que se esconde en la hoja del aloe vera no solo es bueno para recuperar la piel de quemaduras y cicatrices, también se revela como un complemento alimenticio de extraordinarios efectos beneficiosos para el organismo.

Esta planta contiene minerales, vitaminas hidrosolubles, aminoácidos y glucomano (una fibra alimentaria que proporciona sensación de saciedad). Se le asocian numerosas propiedades beneficiosas como, por ejemplo: para adelgazar, regular el azúcar en sangre, combatir el Alzheimer, la depresión, el glaucoma, las varices, etc.

Hoy en día, existen diversos estudios clínicos que hablan sobre su eficacia como tratamiento contra el estreñimiento, la diabetes, las úlceras y la inflamación del tracto intestinal. Si bien es cierto que los resultados son prometedores, todavía no han sido confirmados.


AÇAÍ

El açaí es una fruta procedente de Brasil que está repleta de nutrientes y es altamente beneficiosa para la salud sobre todo por su gran poder antioxidante.

Las bayas de açaí están consideradas un fruto muy energético gracias a su elevado contenido en grasa, muy similar al del aceite de oliva o aguacate. También aportan proteína, vitamina A y minerales.

Se dice que este superalimento ayuda a adelgazar, a mejorar el tono muscular e, incluso, que favorece la digestión, entre otros efectos positivos para nuestra salud.

Los estudios in vitro y testados en animales han demostrado cierta capacidad antioxidante debido a los componentes fitoquímicos del açaí, pero actualmente no hay suficientes investigaciones que confirmen este beneficio en los humanos.


JENGIBRE

Durante muchos años el jengibre ha sido un componente muy importante de la medicina china, que se menciona ya en las escrituras de Confucio, así como de la medicina ayurvédica de la India.

El jengibre no solo aromatiza y añade un inconfundible sabor picante a nuestros platos, también se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, febrífugas, antisépticas y analgésicas, entre otras. Además, se le atribuyen efectos antibacterianos, favorece la circulación sanguínea, reduce los niveles de colesterol y ayuda a prevenir el resfriado o la sinusitis, son necesarias más investigaciones para afirmar que todos estos beneficios son ciertos.

El jengibre en polvo lo podemos usar como especie o también añadiéndolo a zumos o batidos de frutas y verduras.


ESPIRULINA

La espirulina es un alga muy nutritiva gracias a su contenido en proteína y vitaminas, así como por sus pigmentos que actúan como antioxidantes.

La nutricionista Carla Zaplana explica que por su riqueza en clorofila, es una gran detoxificadora de la sangre, y su elevado valor nutricional la ha convertido en un superalimento reconocido por las Naciones Unidas para combatir la anemia y la malnutrición. La NASA incluso la da como suplemento a sus astronautas.

A pesar de esta interesante composición nutritiva, la OCU aclara que no hay estudios que evidencien que sea beneficiosa para combatir la obesidad, diabetes, anemia, o las úlceras intestinales.

La espirulina en polvo se puede añadir a sopar, cremas de verduras u otras recetas como especie o condimento.