Libreria Alibri de Barcelona y Profit editorial
El 16 noviembre, 2017

Desde el mes de Octubre podéis encontrar todo nuestro fondo disponible en librería Alibri en Barcelona, una de las librerías generales independientes más antiguas y profesionales de Barcelona, su historia da para un libro!!
La librería fue fundada el año 1925 por una iniciativa de la editorial Herder de Freiburg (Brisgovia). Esta editorial había sido creada el año 1801. Cuando su producción editorial empezó a contar con un fondo de cierta importancia en lengua castellana, se contempló la posibilidad de montar una librería en un país de habla hispana. En un principio se dudaba entre Madrid o Barcelona, pero finalmente se optó por la segunda, donde todavía continua. Cabe decir, que la editorial Herder sigue desarrollando su actividad en Freiburg y que aún pertenece a la familia Herder (ya van por la sexta generación). La editorial Herder, además de la editorial de Freiburg, tenían otras sucursales repartidas por diferentes ciudades sudamericanas como Santiago de Chile, Sao Paulo o Buenos Aires, entre otras.
La librería fue desarrollando su actividad a lo largo de los años con total normalidad, hasta que estalló la Guerra Civil Española, aquí se produjo un punto de inflexión en su historia. Cuando parecía que todo estaba perdido, de manera casual, se consiguió volver a empezar. En aquella época, la librería tuvo que interrumpir su actividad cuando una organización republicana la expropió. Un día, el señor Antonio Valtl que había sido el gerente de la librería hasta su expropiación, la compró en una subasta pública, pasando a ser el propietario. Se ubicó en el local de la calle Balmes 26, donde todavía se encuentra hoy. Superada esta etapa, empezaron de nuevo los problemas. Dado que la librería era de propiedad alemana, los conflictos con la Comisión Interaliada eran constantes, sufriendo además las dificultades propias de la posguerra de la Guerra Civil, y de la Segunda Guerra Mundial, (del 39 al 45).
Una vez acabada la Segunda Guerra Mundial, la librería recuperó su estabilidad, esto le permitió ir creciendo y evolucionando constantemente. Un ejemplo de esta evolución lo encontramos el año 1941, cuando la Universidad de Barcelona da a la librería el título de Librería Universitaria como reconocimiento a la calidad de su fondo editorial y al servicio que ofrecía al mundo de la docencia y la cultura.
En el año 1948 nace la editorial Herder en Barcelona como iniciativa de Antonio Valtl. A partir de ese momento Antonio Valtl pasó a encargarse principalmente de la editorial, dejando a Leo Fetscher -que hasta ese momento había compartido la dirección de la librería con él- al frente de la misma. Leo Fehelier dirigió la librería durante 23 años, hasta que en 1971 fue sustituido por Hermam Nahm. Este nuevo gerente venía de la editorial que la casa Herder tenía en Buenos Aires.
A principios de los años 70s se procedió a la elaboración del proyecto para remodelación de las instalaciones. La administración y la sección de subscripciones a revistas se trasladaron al piso que se adquirió encima de la librería. Las obras se realizaron entre los años 1975 y 1980, y se dieron por acabadas el año 1987, cuando se incorporó el local del lado izquierdo de la librería, donde se instaló el departamento de idiomas. Dicho departamento pasó a ser uno de los más emblemáticos de la librería, y aun lo continua siendo.
A finales de los años 80 se incorporaron a la gestión diaria, nuevos sistemas informáticos, como un programa de gestión propio y la página web. En los años 90, cuando el sistema informático resultó fundamental para el buen funcionamiento de la empresa, se fundó Alibri Informática, empresa encargada del desarrollo y el mantenimiento de las herramientas, de los recursos informáticos y de las comunicaciones.
En febrero de 1999, se creó el departamento de catalogación. Dicho departamento es el encargado de catalogar las compras de universidades catalanas y otras instituciones. Servicio que se creo ante la demanda de dichas instituciones y va dirigido a sus bibliotecas. En estos momentos, además de la catalogación, también se ofrecen otros servicios relacionados con el proceso físico del documento.
1999 fue un año importante no sólo por la creación del departamento de catalogación y de Alibri Informática, fue el año en el que la librería cambió su nombre, desde el primero de marzo de ese año pasó a llamarse Alibri Llibreria en vez de Herder, y esta nueva etapa esperamos compartirla con todos ustedes, como mínimo, 80 años más.