Socorro : ¡Me ha tocado mi jefe de amigo invisible!

  • Sharebar

    El amigo invisible una oportunidad para hablar


    Empieza la cuenta atrás y uno mira de reojo y con desconfianza esa lista interminable de regalos de Navidad y Reyes, que crece de manera proporcional a la avalancha de anuncios publicitarios que  atontan a los hijos.

    Sólo nos falta la “gracieta” de cada año en la empresa:  el amigo invisible!!!  (a leer con sonrisa bobalicona). Algunos dicen que esta tradición fomenta la cohesión…sin comentarios. Ya se ha creado en facebook eso de “yo también mataría al que inventó al amigo invisible”.

    Por la falta de tiempo (y a menudo, de ganas) las opciones parecen limitadas: la ropa interior “divertida” (sólo hacer reír al que la ha comprado y eso resulta patético), el marco de fotos del todo a cien (demasiado cutre), las velas aromáticas (al final tus amigos te dicen “tu casa huele raro”)…las ideas se agotan año tras año y aumenta el estrés : sólo me quedan tres días…

    Pero la cosa aún  puede ser peor si además, no te lo pierdas:  ¡este año te ha tocado tu jefe!

    ¿Qué le regalo al jefe? Menudo marrón… (sólo me quedan 2 días…)

    Cuidado, ese marrón lo puedo transformar en una oportunidad para,  de manera más que discreta (es decir sin riesgo) poder pasarle mensajes subliminales del estilo : a ver si aprendes!!! o más políticamente correcto : he aquí tus áreas de mejora.

    Es una idea de una antigua compañera de facultad que lo tiene muy claro : “Si tu jefe no ve la necesidad de mejorar determinadas competencias, pero el resto del mundo cree que sí.… quizás algún libro para “pulir” alguna de sus habilidades sería el regalo anónimo perfecto.”

    El libro Reuniones eficaces recoge las 25 insatisfacciones más comunes que produce una reunión a quienes participan en ella, y de manera rigurosa y práctica, nos presentan planteamientos y herramientas concretas para mejorarlas y sacar provecho de ellas. Un buen regalo, ¿verdad?.

    Eva Cantavella

    Imagen de la noticia