De la pasión a la empresa

  • Sharebar

    Sueños y proyectos, ingredientes clave de las grandes empresas


    Detrás del concepto de emprendedor no tiene por qué haber un negocio o una empresa, basta con un sueño o un proyecto. La idea que triunfa es aquella que surge de las personas que consiguen hacer de su hobby un trabajo. La financiación, la edad, la experiencia y los antecedentes familiares son factores que pierden importancia si se tiene pasión por la idea y determinación para encontrar un camino a pesar de los problemas que puedan surgir. Los triunfadores no son siempre los que siguen el camino tradicional, que es salir del bachillerato, arrasar en la selectividad, entrar en la carrera con dos idiomas y empezar con prácticas en una buena empresa, raramente las grandes empresas son fundadas por alguien que sólo quiere hacer mucho dinero. En su mayoría son fundadas por personas apasionadas con su producto, ya sea porque quieren mejorar algo fundamental o simplemente porque el fundador quiere trabajar en un campo por el que siempre ha sentido devoción.

    En Cómo empezaron David Lester nos muestra como 18 buenas ideas se convirtieron en grandes empresas hoy conocidas en todo el mundo. Entre ellas, explica como Pizza Hut fue fundada por estudiantes universitarios que querían pagarse sus estudios, como Volvo y Nokia se fundaron con el objetivo de fabricar un cierto producto/introducir un procedimiento concreto en el país del fundador. Y como Adidas, creada por un panadero de 20 años, tenía un triple objetivo: fabricar el mejor calzado para satisfacer cada necesidad deportiva específica, proteger el atleta de las lesiones y garantizar la duración del producto. Todas ellas muestran como a veces ser el primero no es lo más importante si no se es el mejor.

    Imagen de la noticia